Caída Histórica en el Recaudo Tributario de Abril de 2024

En abril de 2024, se registró una significativa caída en el recaudo tributario, marcando una disminución histórica en el siglo. Esta caída, que supera el 10%, es la más pronunciada desde la crisis financiera internacional de 2010. La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) atribuye esta disminución principalmente al sector del carbón.

El impuesto de renta ha sido especialmente afectado, con una reducción de $12,8 billones en comparación con el mismo mes del año anterior. Esto representa una caída significativa en los ingresos fiscales, y según el análisis de Davivienda Corredores, el recaudo total en 2024 ha sido $9,9 billones menor que en 2023, siendo la caída en el impuesto de renta la principal causa.

Germán Cristancho, gerente de Inversiones Económicas de Davivienda Corredores, señala que el recaudo del impuesto de renta en abril de 2024 fue de $12,3 billones, mientras que en el mismo período del año anterior alcanzó los $25,1 billones. Además del impuesto de renta, otros tributos también experimentaron caídas, como el IVA exterior (-23,03%) y los aranceles (-16,26%).

Por otro lado, algunos impuestos mostraron un crecimiento en el primer cuatrimestre del año, como el IVA interno (11,29%), el impuesto al consumo (9,22%) y el gravamen a los movimientos financieros (8,58%). Sin embargo, estos aumentos no fueron suficientes para compensar la significativa disminución en otros rubros.

El Comité Autónomo de la Regla Fiscal (Carf) expresó su preocupación por el bajo recaudo tributario y señaló que estuvo por debajo de las proyecciones establecidas. Además, el centro de estudios Anif proyecta un déficit fiscal de $26,3 billones para 2024, lo que sugiere la necesidad de recortes en el gasto público para mitigar esta situación.

Tanto el saliente director de la Dian, Luis Carlos Reyes, como el ministro de Hacienda, Ricardo Bonilla, han comentado sobre esta situación, cada uno enfatizando diferentes aspectos y posibles soluciones. Sin embargo, queda claro que el bajo recaudo tributario representa un desafío significativo para la economía y las finanzas públicas del país.